blogtienda onlinecomo comprarbanner aa cliente

cogollos melva

Vamos a necestiar Melva en conserva, por ejemplo de Conservera de Tarifa, tomates, cebolla, sal, aceite y vinagre. El vinagre cuánto de mayor calidad mejor. Podemos optar por los vinagres balsámicos, o por los vinagres con solera (Jerez, Chipiona, Chiclana, etc..).

Deshojamos los cogollos y limpiamos las hojas. Las dejamos escurrir, y si en el momento de prepararlas no están del todo secas, las secaremos suavemente con un paño limpio. Mientras se secan las hojas de los cogollos vamos dividiendo los filetes de melva en lascas, es decir, en filetes más finos. La melva nos permite esta división de forma más fácil que la caballa y el atún, esta es una de las diferencias en su textura con respecto a los otros miembros de la familia de los escómbridos, a excepción del bonito.

El aceite de la conserva, sobre todo si es de oliva, lo reservamos para la vinagreta.

Cortamos los tomates en daditos y picamos la cebolla lo más fina y pequeña posible. Mezclamos los dos ingredientes.

Para presentar colocamos las hojas en la bandeja en que vayamos a servir, añadimos primero las lascas de melva y las cubrimos con la mezcla de los daditos de tomate y la cebolla. Es aconsejable rociarlas con la vinagreta justo antes de servir para evitar que las verduras, sobre todo las hojas de los cogollos y el tomate, se pochen.

FaLang translation system by Faboba